Monólogos

Un monólogo seguro que consigue que esa cena aburrida se convierta en la más divertida del año.

Página 1

Regalos para olvidar


Ha llegado el día, después de esperar todo el año con ilusión a que Papá Noel o los Reyes Magos te dejen tus regalos bajo el árbol o a los pies del Nacimiento, por fin tienes ante ti ese magnífico paquete. Es para ti, lleva tu nombre y es además precioso; un papel precioso con un lazo que lo hace todavía más prometedor.
Y por fin, cuando del papel ya no hay ni rastro observas con perplejidad esa cosa que a una mente iluminada se le ha ocurrido regalarte. Entonces no queda más remedio, debes hacerlo: sonríe y muéstrate encantado, además de agradecido por recibir algo que jamás te hubieses comprado.

¿A quién no le ha pasado alguna vez? Todos en alguna ocasión nos hemos quedado de cuadros.

Sin ir más lejos estas mismas Navidades mi madre ha decidido velar por mi salud y me ha regalado, según sus propias palabras: las zapatillas más calentitas de toda la tienda. Si nadie dice que no sean calentitas, pero son más feas que un dolor.
Las clásicas de cuadros de toda la vida se convierten en icono de la elegancia, al lado de semejante modelo, todo un homenaje a la ausencia de gusto.

¿Y quién no ha recibido en alguna ocasión uno de esos pijamas de felpa que amenazan con achicharrar a todo el que ose ponérselo?
Si vivieras en Finlandia estaría fenomenal, no hay que negarlo. Ya sabes a donde te irás las próximas vacaciones, pijama ya tienes.
¿Y qué me decis de ese reloj despertador con dígitos iluminados que tu cuñado te ha comprado? Ya sabías que no le caías bien, pero se ha encargado de recordártelo. Además de no pegar con tus muebles, ilumina la habitación como si fuera una lámpara.
Y si de regalos arriesgados hablamos las colonias se llevan la palma. ¿Qué le costará a la gente preguntar qué colonia usas?
Ahora te verás obligado a usar una colonia que serviría de insecticida en cado de una invasión de cucarachas. Tienes suerte si no te desmayas después de llevarlo puesto una hora.

Mención aparte requieren los obsequios relacionados con la limpieza del hogar, que a menudo se regalan a las feminas. Planchas, aspiradoras, o escobas eléctricas son el hit entre los maridos más despreocupados. Si lo mejor es regalar algo práctico, dice sonriente el marido satisfecho que no se da ni cuenta de que la cara de su mujer es un poema.

Si este año alguien decide darte un regalo sensacional, ni se te ocurra decir que no te gusta. Recuerda que estamos en Navidad y todo debe ser sonrisa y felicidad. ...


Anterior ...... Siguiente

(c) 2014-2017 BtMx